SOY
ESCRIBO
TENGO
RECUERDO
PIENSO
DIGO
DICEN
HAGO
CONFIESO
COMPARTO
ESTOY
       
  Trabajo por placer
Escribo; luego existo
Pasión y/u obsesión
Disfruto casi todo
Trabajo por placer

Como tengo que pasar tantas horas ganándome los frijoles míos de cada día, he llegado a disfrutarlo tanto o más que el tiempo en que “no trabajo”.

Realmente no tengo una idea clara de cuándo estoy trabajando y cuándo no. ¿Será que siempre estoy trabajando? ¿Será que lo mío ya no es trabajo, sino una forma “sacrificada” de placer?

Actualmente trabajo como directora editorial en Cambridge BrickHouse. Esta actividad me mantiene creativa pero con los pies en la tierra. Me ha permitido, entre otras cosas, entender mi lugar como escritora, calzar los zapatos de las editoriales que invierten en mi obra, agradecer a quien se toma el tiempo de convertir mis manuscritos en libros, ayudar a otros a realizar sus sueños, y tener el tacto suficiente de no pedirle a nadie que lea algo mío si no me he leído antes algo suyo o conozco bien la labor que desarrolla.

El trabajo de editora es humilde, dedicado, generoso (porque uno trabaja para pulir o encaminar el trabajo creado por otros).

Mi labor como escritora no se libra sin embargo del ego —ese diablito vanidoso que nos brinca con la mano en alto y nos hace sentir un poco dioses por el simple hecho de crear cualquier cosa, por insignificante e instrascendente que sea. 

Sea que me dedique a editar, a la traducción o a la creación literaria, me entrego del mejor modo posible y sólo así, siento un inmenso placer.

 

 
      Libros publicados Libros traducidos